¡Aguas! con la maltodextrina, pon atención a lo que comes

¿Sabes que es la maltodextrina? Porque podrías estarla consumiendo en grandes cantidades sin darte cuenta y dañando tu salud. Aquí te decimos qué es y cuáles alimentos la contienen.

La maltodextrina es un polisacárido obtenido principalmente del almidón, y se utiliza comúnmente en la industria alimentaria como aditivo. Es un polímero de glucosa que se produce mediante la hidrólisis del almidón, ya sea de maíz, papa, arroz u otros cereales.

Su principal función es actuar como espesante, estabilizante o potenciador de textura en una variedad de alimentos procesados.

Aunque la maltodextrina se considera segura en términos generales, su consumo excesivo y su presencia en alimentos altamente procesados han generado preocupaciones sobre posibles efectos adversos en la salud.

La maltodextrina en la dieta moderna

La maltodextrina se utiliza ampliamente en la industria alimentaria debido a sus propiedades versátiles. Su capacidad para formar soluciones claras y estables la convierte en un ingrediente popular en bebidas deportivas, sopas, salsas y productos horneados. Sin embargo, a pesar de su prevalencia en la dieta moderna, hay inquietudes sobre sus posibles efectos negativos en la salud humana.

Uno de los principales problemas asociados con la maltodextrina es su alto índice glucémico (IG). El IG mide cómo un alimento afecta los niveles de glucosa en sangre. La maltodextrina tiene un IG elevado, lo que significa que puede causar un rápido aumento en los niveles de azúcar en sangre después de su consumo.

Este aumento repentino puede llevar a una respuesta exagerada de insulina, lo que, a largo plazo, podría contribuir al desarrollo de resistencia a la insulina y aumentar el riesgo de enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2.

Además, la maltodextrina puede ser problemática para las personas que siguen dietas bajas en carbohidratos. Aunque se deriva de almidones, la maltodextrina es un carbohidrato de digestión rápida que proporciona calorías sin aportar nutrientes esenciales. Esto puede dificultar el control del peso y la gestión de la glucosa en sangre para quienes tienen objetivos específicos en estas áreas.

Cómo se fabrica la maltodextrina

En algunos casos, la fabricación de este aditivo puede implicar el uso de productos químicos y enzimas que podrían dejar residuos no deseados.

Aunque los estándares de seguridad alimentaria generalmente regulan estos procesos, algunos estudios sugieren que ciertos productos finales podrían contener trazas de compuestos no deseados que podrían tener consecuencias para la salud.

Además, la maltodextrina es un componente común en muchos alimentos ultraprocesados. Estos productos suelen contener altas cantidades de calorías vacías, grasas saturadas, sodio y azúcares añadidos, lo que contribuye a la creciente epidemia de enfermedades relacionadas con la dieta, como la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

En este contexto, la maltodextrina no es la única culpable, pero su presencia en estos alimentos resalta la necesidad de una alimentación equilibrada y consciente.

Aunque la maltodextrina es un aditivo alimentario considerado seguro en moderación, su consumo excesivo y su presencia en alimentos altamente procesados podrían tener efectos negativos en la salud humana.

Desde su alto índice glucémico hasta su participación en la composición de productos poco saludables, es crucial que los consumidores sean conscientes de su ingesta y tomen decisiones informadas sobre su dieta.

La clave está en buscar un equilibrio y optar por alimentos integrales y menos procesados siempre que sea posible, para garantizar una alimentación saludable y sostenible a largo plazo.

Ahora qué los sabes, empieza por checar las etiquetas de los productos que compras, ahí podrás saber si lo que elegiste tiene o no maltodextrina.

Alimentos que a menudo contienen maltodextrina

¿Cómo bajar el colesterol? 5 claves para lograrlo

Sabes ¿Cómo bajar el colesterol?, aquí te desplegamos 5 claves de inicio para que puedas lograrlo. Después de los excesos de las fiestas decembrinas nuestro cuerpo necesita un respiro. Si ya comenzaste una actividad física, como bien se acostumbra al iniciar el año, también sería importante que checaras los niveles de colesterol que actualmente manejas.

Primero, definamos: el colesterol una grasa esencial para el funcionamiento del cuerpo, pero puede convertirse en un problema cuando sus niveles son elevados, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Es por ello que debes poner atención a los niveles que actualmente manejas.

Cómo se mide el colesterol

La medición del colesterol se realiza mediante un análisis de sangre llamado perfil lipídico o panel de lípidos. Este examen proporciona información sobre los diferentes tipos de lípidos presentes en la sangre, incluyendo el colesterol.

Los resultados del perfil lipídico se expresan típicamente en miligramos por decilitro (mg/dL) de sangre. Las pautas médicas suelen establecer rangos recomendados para cada componente, y los resultados se interpretan en función de estos límites.

Es importante ayunar antes de someterse a un perfil lipídico para obtener resultados más precisos. El médico utilizará los resultados para evaluar el riesgo cardiovascular y determinar si es necesario tomar medidas para bajar el colesterol y mejorar la salud cardiovascular.

5 claves para bajar el colesterol

Adoptar una dieta saludable

Una de las piedras angulares para mantener niveles de colesterol adecuados es seguir una dieta equilibrada y rica en alimentos saludables. Reducir el consumo de grasas saturadas y trans, presentes en alimentos procesados y fritos, es esencial. En cambio, se debe priorizar la ingesta de grasas saludables presentes en aceite de oliva, aguacates y frutos secos. La incorporación de fibra proveniente de frutas, verduras y granos enteros también contribuye a la reducción del colesterol.

Controlar el peso

El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo significativos para niveles elevados de colesterol. Mantener un peso corporal saludable mediante una combinación de dieta balanceada y actividad física regular puede tener un impacto positivo en los niveles de colesterol, así como en la salud general.

Ejercicio regular

La actividad física regular no solo contribuye al control de peso, sino que también tiene efectos directos en el perfil lipídico. El ejercicio aeróbico, como caminar, correr o nadar, ayuda a aumentar el colesterol HDL (lipoproteína de alta densidad), conocido como el "colesterol bueno", mientras reduce el LDL (lipoproteína de baja densidad), el "colesterol malo". Incorporar al menos 150 minutos de actividad moderada por semana puede marcar la diferencia.

Evitar el consumo excesivo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol puede elevar los niveles de triglicéridos y contribuir al aumento de peso, lo que impacta negativamente en los niveles de colesterol. Limitar la ingesta de alcohol a cantidades moderadas es esencial para mantener un equilibrio en la salud cardiovascular.

Dejar de fumar

El tabaquismo no solo está vinculado a enfermedades pulmonares, sino que también afecta negativamente al sistema cardiovascular. Dejar de fumar no solo mejora la salud de los pulmones, sino que también tiene un impacto positivo en los niveles de colesterol y reduce el riesgo de enfermedades cardíacas.

Bajar el colesterol y promover una salud cardiovascular óptima no se trata solo de un cambio en la dieta, sino de la adopción de un estilo de vida saludable. La combinación de una alimentación equilibrada, ejercicio regular, control de peso, moderación en el consumo de alcohol y la eliminación del tabaco son claves esenciales para alcanzar y mantener niveles de colesterol saludables. Al integrar estas prácticas en la vida diaria, se puede fortalecer la salud cardiovascular y reducir significativamente el riesgo de enfermedades relacionadas con el colesterol elevado.

Seis puntos clave para iniciar una rutina de ejercicio

Si uno de tus propósitos para el 2024 fue mantenerte más activo y quieres adoptar una rutina de ejercicio para mejorar tu salud, pero no sabes como empezar, sigue leyendo.

Sabemos que es difícil encontrar una actividad física que no implique tanto sacrificio para que pronto puedas acostumbrarte a ella, y que aparte se acomode a tus horarios.

Lo conocido es que al iniciar el año los gimnasios se llenen al tope, pero la asistencia disminuye en cuanto avanzan los meses, la razón es que muchas de las veces las rutinas no están personalizadas y muchas personas, poco a poco, van perdiendo el interés por que no obtienen lo que buscan.

Sí, la incorporación de una rutina de ejercicio en tu vida diaria es esencial para mantener una buena salud física y mental, pero también es primordial saber cómo diseñar esa rutina para que, en vez de que se vuelva un dolor de cabeza, se convierta en un hábito, y así sea más difícil abandonarla.

En este texto te brindamos seis pasos clave para diseñar tu propia rutina de ejercicio desde cero, y así te resulte más efectiva y se adapte mejor a tus necesidades y objetivos.

Establecer objetivos claros

El primer paso para crear una rutina de ejercicio exitosa es establecer objetivos claros y alcanzables. ¿Quieres perder peso, ganar fuerza, mejorar tu resistencia o simplemente mantenerte activo? Definir tus metas te ayudará a estructurar tu rutina de manera efectiva.

Por lo general este primer paso suele saltarse y nos vamos directo al gimnasio, pero sugerimos te tomes el tiempo para definir qué es lo que quieres lograr si piensas en hacer ejercicio.

Conocer tus preferencias y limitaciones

Es crucial seleccionar actividades que disfrutes para aumentar la probabilidad de mantener una rutina a largo plazo. Además, ten en cuenta cualquier limitación física o de salud que puedas tener. Consultar a un profesional de la salud te ayudará a adaptar tu rutina a tus necesidades individuales.

Variar los tipos de ejercicio

Una rutina de ejercicio completa debe incluir una combinación de ejercicios aeróbicos, de resistencia y flexibilidad. La variedad no sólo mantiene el interés, sino que también trabaja diferentes grupos musculares y promueve un estado de salud integral.

Establecer una rutina semanal

Planificar tus sesiones de ejercicio a lo largo de la semana es esencial para la consistencia. Distribuir el tiempo de entrenamiento de manera equitativa ayuda a evitar la fatiga y permite la recuperación adecuada entre sesiones. Considere incluir al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada o 75 minutos de actividad vigorosa por semana, según las recomendaciones de salud.

Incluir calentamiento y enfriamiento

Antes y después de cada sesión, dedica tiempo a calentar y enfriar adecuadamente tu cuerpo. El calentamiento prepara tus músculos y articulaciones para el ejercicio, mientras que el enfriamiento ayuda a reducir la rigidez muscular y prevenir lesiones.

Adaptar a tu estilo de vida

La mejor rutina de ejercicio es aquella que se integra fácilmente en tu estilo de vida. Ajusta la duración y la intensidad de tus sesiones según tu disponibilidad de tiempo y energía. Incorporar el ejercicio en tu rutina diaria, como caminar en lugar de conducir o subir escaleras en lugar de usar el ascensor, puede marcar una gran diferencia.

Crear y mantener una rutina de ejercicio requiere compromiso y planificación. Al establecer metas claras, adaptar el ejercicio a tus preferencias y limitaciones, y mantener la variedad en tu rutina, estarás en el camino correcto hacia una vida más saludable.

Recuerda que siempre es aconsejable consultar a un profesional de la salud antes de comenzar cualquier nueva rutina de ejercicio, especialmente si tiene condiciones médicas preexistentes. ¡Hacer del ejercicio una parte integral de tu vida diaria es un regalo duradero para tu salud!

Terapia de luz, el camino iluminado hacia la salud

La terapia de luz, también conocida como fototerapia o terapia con luz, ha surgido como un campo de estudio fascinante que abarca diversas aplicaciones en el ámbito de la salud y el bienestar. 

Aquí exploramos los matices de la terapia de luz, analizando su historia, mecanismos biológicos subyacentes, y aplicaciones contemporáneas, destacando su impacto en la salud mental, la regulación de los ritmos circadianos, el tratamiento de trastornos del sueño, y su prometedora influencia en el manejo del dolor.

La historia de la terapia de luz se remonta a la antigüedad, donde diversas culturas reconocieron intuitivamente los beneficios de la exposición a la luz solar. Sin embargo, es en tiempos modernos donde la investigación científica ha profundizado en los efectos precisos de diferentes longitudes de onda de luz en el cuerpo humano. 

Los descubrimientos sobre los mecanismos biológicos de la terapia de luz, como la estimulación de la producción de melatonina y la influencia en los ritmos circadianos, han proporcionado una base sólida para su aplicación terapéutica.

Un aliado inesperado para la salud mental 

La salud mental, una preocupación creciente en la sociedad contemporánea, ha encontrado en la terapia de luz un aliado inesperado. 

La exposición a la luz brillante, especialmente durante las primeras horas del día, ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de trastornos afectivos estacionales y en la mejora general del estado de ánimo. 

Este enfoque no invasivo y sin efectos secundarios significativos ha ganado popularidad como complemento o alternativa a las intervenciones farmacológicas.

La regulación de los ritmos circadianos, esenciales para el funcionamiento saludable del cuerpo, se ha convertido en un área destacada de aplicación de la terapia de luz. La sincronización adecuada de estos ritmos, influenciada por la exposición a la luz y la oscuridad, tiene un impacto profundo en el sueño, la energía y la función cognitiva.

La terapia de luz ofrece una herramienta no invasiva y natural para corregir los desequilibrios circadianos y mejorar la calidad del sueño.

Otras bondades de la terapia de luz

En el ámbito de los trastornos del sueño, la terapia de luz ha demostrado ser un enfoque efectivo. La exposición controlada a la luz, especialmente en las primeras horas del día, puede ayudar a regular los patrones de sueño y mejorar la calidad del descanso nocturno. Esto se ha convertido en beneficios tangibles para personas que sufren de insomnio y otros trastornos del sueño.

Además, la terapia de luz ha demostrado su valía en el manejo del dolor. Especialmente en el caso de la luz infrarroja, la capacidad de penetrar en los tejidos profundos y estimular procesos biológicos ha llevado a su aplicación en la reducción de la inflamación y la aceleración de la recuperación en lesiones musculares y articulares.

A pesar de los notables beneficios, es imperativo abordar consideraciones éticas y de seguridad en la aplicación de la terapia de luz. La dosificación adecuada, la selección cuidadosa de longitudes de onda y la atención a las condiciones clínicas específicas son esenciales para garantizar resultados óptimos sin efectos adversos.

Es así que la terapia de luz emerge como una herramienta versátil y prometedora en el campo de la salud y el bienestar. Desde sus raíces históricas hasta sus aplicaciones modernas, este enfoque iluminador demuestra su capacidad para mejorar la salud mental, regular los ritmos circadianos, tratar trastornos del sueño y contribuir al manejo del dolor. 

A medida que la investigación avanza, la terapia de luz sigue desentrañando sus matices, ofreciendo una perspectiva brillante en el panorama de la salud integral.

Diferentes formas de terapia de luz

Hay diferentes formas de terapia de luz, y se utiliza para abordar una variedad de problemas de salud. Algunos de los usos más comunes incluyen:

7 técnicas para meditar que te harán aprender este hábito desde cero 

Sí nunca has hecho meditación, pero quieres comenzar a alimentar este hábito, no te preocupes aquí te presentamos 7 técnicas para meditar que son sencillas para que puedas lograrlo:

Meditación de respiración

Para los principiantes, es importante comenzar con técnicas de meditación simples y fácilmente accesibles como lo es respirar.

Encuentra un lugar tranquilo y siéntate en una posición cómoda. Concéntrate en tu respiración. Siente cómo entra y sale el aire por tu nariz o boca. Si tu mente se distrae, simplemente regresa suavemente tu atención a la respiración. No te juzgues, dentro de las técnicas para meditar, esta es una muy efectiva y sencilla.

Meditación guiada

Otra de las técnicas para meditar que puedes aplicar y realmente te facilitará aprender y guiar tus meditaciones son las grabaciones de meditación guiada disponibles en aplicaciones o en línea. Un instructor de meditación te guiará a través de la práctica, lo que puede ser útil para los principiantes.

Meditación de observación de pensamientos

Una de las técnicas para meditar más complicadas, para principiantes, es la de meditar desde la observación de pensamientos, que implica sentarse en un lugar silencioso, procurar estar quieto mentalmente y poner atención a tus pensamientos sin intentar cambiarlos.

Imagina que tus pensamientos son nubes pasando en el cielo. Solo obsérvalos sin apegarte a ninguno.

Meditación con velas

Enciende una vela y sitúala frente a ti en un lugar seguro. Fija tu mirada en la llama y enfócate en ella. Trata de mantener tu atención en la llama y respira de manera consciente.

Meditación con cuenta de respiración

Cuenta cada inhalación y exhalación. Por ejemplo, cuenta "uno" en la inhalación, "dos" en la exhalación, y así sucesivamente hasta llegar a diez. Luego, comienza nuevamente desde "uno". Si te distraes, simplemente vuelve a contar desde "uno".

Meditación de relajación muscular progresiva

Tensa y relaja cada grupo muscular de tu cuerpo, comenzando por los pies y subiendo hacia la cabeza. Conéctate con las sensaciones de tensión y relajación en cada músculo.

Meditación caminando

Realiza una caminata lenta y consciente en un espacio tranquilo. Presta atención a las sensaciones en tus pies al tocar el suelo y a la coordinación de tu movimiento mientras caminas.

Recuerda que la clave es la consistencia y la paciencia. No te frustres si tu mente se dispersa; es completamente normal. Simplemente vuelve a tu enfoque principal y continúa practicando. Con el tiempo, experimentarás los beneficios de la meditación.

Cómo las técnicas para meditar mejorarán tu vida 

La meditación es una práctica milenaria que ha demostrado una variedad de beneficios para la salud mental, emocional y física en numerosos estudios científicos. 

Algunos de los beneficios más comunes y respaldados por la investigación son: 

Es importante recordar que los efectos de la meditación pueden variar de persona a persona, y la consistencia en la práctica es fundamental para experimentar estos beneficios en su plenitud. Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en tu rutina.

Aquí te dejamos este capítulo del podcast Biohacking sobre el tema de la meditación:

Beneficios del cacao, un alimento milenario que procura bienestar 

Los beneficios del cacao son significativos para la salud humana, este alimento milenario que ha sido consumido y apreciado por diversas culturas a lo largo de la historia aporta múltiples aspectos positivos al bienestar de los seres humanos, ¿quieres saber cómo? Sigue leyendo. 

Origen del cacao

El cacao proviene de las semillas del árbol de cacao (Theobroma cacao) y es ampliamente conocido por su sabor indulgente y su capacidad para estimular los sentidos. Sin embargo, más allá de su delicioso sabor, el cacao contiene una serie de compuestos beneficiosos que pueden tener un impacto positivo en la salud.

Beneficios del cacao

Uno de los beneficios del cacao más destacados es su capacidad para mejorar la función cardiovascular. El cacao es rico en flavonoides, un tipo de antioxidante que se ha asociado con la reducción de la presión arterial y la mejora de la circulación sanguínea. 

Estos compuestos ayudan a mantener los vasos sanguíneos flexibles y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. Además, se ha demostrado que el consumo moderado de cacao está relacionado con una disminución en los niveles de colesterol LDL (colesterol "malo") en la sangre.

Otro de los beneficios del cacao es su capacidad para mejorar el estado de ánimo y reducir el estrés. El cacao contiene sustancias químicas como la feniletilamina y el triptófano, que pueden estimular la liberación de serotonina y endorfinas en el cerebro. Estos neurotransmisores están relacionados con la sensación de bienestar y la reducción del estrés, lo que hace que el cacao sea un antidepresivo natural. Además, el chocolate oscuro en particular también contiene compuestos como la teobromina, que pueden tener un efecto estimulante y mejorar la concentración.

El cacao también es una fuente de minerales esenciales para el cuerpo humano, como el magnesio, el hierro y el potasio. El magnesio es crucial para la función muscular y nerviosa, y puede ayudar a prevenir calambres musculares y mantener la salud del corazón. El hierro es esencial para la producción de glóbulos rojos y prevenir la anemia, mientras que el potasio regula la presión arterial y el equilibrio de líquidos en el cuerpo.

El cacao como apoyo cognitivo

Más allá de ser un placer culinario, el cacao también ha sido objeto de investigaciones científicas que sugieren que puede ofrecer beneficios significativos para la salud mental y la función cerebral. El cacao, aparte de todos los beneficios antes mencionados, también puede actuar como un apoyo cognitivo y mejorar nuestra capacidad mental.

Uno de los beneficios más notables del cacao en la función cognitiva es su capacidad para mejorar el flujo sanguíneo cerebral. Los flavonoides del cacao pueden estimular la producción de óxido nítrico en el cuerpo, lo que a su vez relaja los vasos sanguíneos y mejora la circulación cerebral. Este aumento en el flujo sanguíneo puede mejorar la entrega de oxígeno y nutrientes al cerebro, lo que es crucial para su funcionamiento óptimo.

Además, se ha demostrado que el consumo moderado de cacao puede mejorar la agudeza mental y la concentración. Algunos estudios han encontrado que el cacao puede tener efectos positivos en la función cognitiva, incluyendo la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento mental. Esto sugiere que el cacao podría ser beneficioso para las tareas que requieren atención y enfoque.

El cacao no solo es un placer para el paladar, sino también un aliado para la salud mental y la función cerebral. Sus flavonoides, su capacidad para mejorar el flujo sanguíneo cerebral y su influencia positiva en el estado de ánimo lo convierten en un apoyo cognitivo natural. Sin embargo, es importante consumirlo con moderación y en formas menos procesadas para obtener los máximos beneficios para la salud mental y cerebral. El cacao nos demuestra que, a veces, los placeres culinarios pueden ser también un regalo para nuestra mente.

Rucking: el entrenamiento en tendencia que solo requiere una mochila 

El entrenamiento de rucking, una actividad que implica caminar o hacer senderismo con una mochila cargada de peso, ha ganado popularidad en los últimos años como una forma eficaz de mejorar la resistencia, la fuerza y la salud física en general. 

Este entrenamiento para bajar de peso al aire libre que se originó en el ámbito militar, ha atraído a una audiencia más amplia debido a su simplicidad y versatilidad. 

Aquí te digo los beneficios del rucking, los elementos clave del entrenamiento, y cómo puede ser una valiosa adición a un programa de acondicionamiento físico.

Beneficios del rucking

El rucking ofrece una serie de beneficios notables para la salud y el acondicionamiento físico:

Elementos clave del entrenamiento de rucking

Para aprovechar al máximo el entrenamiento de rucking, es importante tener en cuenta los siguientes elementos clave:

Entrenamiento versátil al aire libre

El entrenamiento de rucking es una forma versátil y efectiva de mejorar la resistencia, la fuerza y la salud en general. Además, ofrece beneficios adicionales, como la conexión con la naturaleza y la reducción del estrés. Ya sea como parte de un programa de acondicionamiento físico más amplio o como una actividad independiente, el rucking puede ser una adición valiosa para cualquier persona interesada en mejorar su bienestar físico y mental. Con la elección adecuada de equipo, técnica y planificación, el rucking puede convertirse en una parte integral de un estilo de vida activo y saludable.

Asimismo, su bajo impacto en las articulaciones lo hace adecuado para una amplia variedad de personas, independientemente de su edad o nivel de condición física. Al seleccionar el equipo adecuado, ajustar la carga de peso, mantener una rutina constante y equilibrar tu entrenamiento con una alimentación saludable, puedes aprovechar al máximo el rucking como una estrategia efectiva para la pérdida de peso. 

Este enfoque demuestra que mantenerse en forma y alcanzar los objetivos de peso no requiere un enfoque complicado ni costoso, y que la naturaleza ofrece el entorno perfecto para mejorar la salud y el bienestar físico.

Diabetes en Coahuila: el asesino silencioso

La diabetes en Coahuila se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública y representa un barril sin fondo en materia de gasto público.

Este 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad que, poco a poco y de manera silenciosa, va apagando, a pedazos, la vida de una persona.

La diabetes en Coahuila fue una de las principales causas de muerte en 2022. Los consultorios médicos y las farmacias públicas y privadas reciben a miles de personas buscando insulina y medicinas que ayudan a controlar y aminorar los efectos de una enfermedad que, de manera pragmática, pudiera evitarse solo modificando hábitos de consumo.

La mortalidad de la diabetes en Coahuila

Para dibujar un panorama más amplio, es necesario informar que, de acuerdo con el reporte de estadísticas de defunciones registradas por el INEGI en 2022, la diabetes mellitus fue la segunda causa de muerte en México, con 115 mil 025 víctimas mortales.

La diabetes en Coahuila, de acuerdo con el mismo censo, cobró la vida de 93 pacientes por cada 100 mil habitantes en 2022. Esto equivale, aproximadamente, a 2 mil 926 víctimas el año pasado.

La Organización Mundial de la Salud especifica las causas que aumentan la posibilidad de contraer diabetes.

"Hay tres tipos principales de diabetes: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional. La diabetes tipo 2 es la más común, y representa aproximadamente del 85% a 90% de todos los casos. Se relaciona con factores de riesgo modificables como la obesidad o el sobrepeso, la inactividad física, y las dietas con alto contenido calórico de bajo valor nutricional."

Así, antes de contraer la enfermedad, la mayoría de los pacientes presentan causas comunes, tales como sobrepeso, obesidad, sedentarismo y dietas con alto contenido de glucosa, carbohidratos y grasas hidrogenadas.

Tan sólo en el continente americano, alrededor de 62 millones de personas padecen algún tipo de diabetes, pero la mayoría de estos casos pueden prevenirse a través de políticas de salud pública rígidas y estrictas.

La diabetes, si no es controlada y si el paciente no toma medidas inmediatas, puede provocar problemas de ceguera, insuficiencia renal, infartos, accidentes cerebrovasculares y amputación de miembros.

La tasa de mortalidad de la diabetes en Coahuila se colocó por encima de la media nacional con 93 defunciones por cada cien mil habitantes. En México la tasa se colocó en 89.4 por cada 100 mil.

¿Qué hacer para prevenir y erradicar los síntomas de la diabetes?

Una persona que ya está diagnosticada con diabetes no necesariamente tiene que recurrir a los tratamientos tradicionales, tales como pastillas para mantener en niveles el colesterol y los triglicéridos o hasta inyectarse insulina.

El cambio de hábitos, no consumir azúcares en ninguna presentación, hacer ejercicio, evitar los carbohidratos y aumentar una dieta rica en grasas animales, sin alimentos ultraprocesados y con vegetales con bajo contenido de azúcar, ayudará a que el páncreas del paciente no se vea obligado a producir más insulina de la necesaria, de tal manera que el cuerpo no se estrese y los efectos de la diabetes no se comiencen a manifestar en el cuerpo.

Te recomendamos | CÓMO BAJAR DE PESO CON 8 ESTRATEGIAS DEL BIOHACKING

De acuerdo con la Secretaría de Salud del Gobierno del Estado de Coahuila, más del 60 por ciento de los niños consumen hasta tres vasos de refresco al día, uno de los productos con concentraciones más altas de azúcar y, por ende, uno de los principales precursores de la diabetes en Coahuila.

Además, la dependencia estatal también desglosó el consumo de refresco de los niños por grado escolar:

1.- 25% de los niños de primaria

2.- 40% de los niños de secundaria.

3.- 70% de los adultos coahuilenses padecen obesidad.

Así, en promedio, cada coahuilense, consume 112 litros de refresco al año, contexto que se correlaciona con la diabetes como la primera causa de muerte, junto con las enfermedades cardiovasculares, en la entidad.

El frío no enferma, pero ¿por qué nos enfermamos más en tiempo de frío?

La creencia popular de que el frío causa enfermedades ha sido transmitida de generación en generación durante siglos. Muchos de nosotros hemos escuchado a nuestros abuelos advertirnos sobre abrigarnos en climas fríos para evitar resfriados o infecciones. Sin embargo, esta afirmación es un mito que ha perdurado en la conciencia colectiva a pesar de la evidencia científica en su contra. 

Aquí te decimos por qué el frío no es la causa directa de enfermedades, y examinaremos las verdaderas razones detrás de las enfermedades que parecen estar relacionadas con las bajas temperaturas.

El frío y las enfermedades: una conexión errónea

Uno de los principales mitos relacionados con el frío es que estar expuesto a bajas temperaturas provoca enfermedades como resfriados y gripe. Sin embargo, numerosos estudios científicos han demostrado que esta conexión es incorrecta. Las enfermedades infecciosas, como el resfriado común o la gripe, son causadas por virus, no por el frío en sí mismo. Estos virus son transmitidos de persona a persona a través de la tos, los estornudos y el contacto cercano.

El papel de la exposición al frío

Aunque el frío en sí mismo no causa enfermedades, puede desempeñar un papel en el proceso de enfermarse. Cuando las temperaturas son bajas, es más probable que las personas pasen tiempo en espacios cerrados y con poca ventilación. En estos entornos, el contacto cercano con personas infectadas se vuelve más frecuente, lo que aumenta el riesgo de exposición a virus y, por lo tanto, de enfermarse.

Es cierto que, durante los meses más fríos del año, es más común que la gente pase más tiempo en espacios interiores, lo que puede aumentar la transmisión de enfermedades infecciosas, ya que las personas están en contacto cercano. Sin embargo, esto se debe a la proximidad de las personas en lugares cerrados y no al frío en sí.

Además, la exposición al frío puede debilitar el sistema inmunológico en cierta medida, lo que hace que el cuerpo sea más susceptible a infecciones. Sin embargo, este debilitamiento es relativo y no necesariamente garantiza que una persona se enferme. La salud general, la genética y la exposición previa a virus desempeñan un papel mucho más significativo en la probabilidad de enfermarse.

Es importante recordar que el sistema inmunológico del cuerpo es el principal defensor contra las enfermedades. La exposición al frío puede hacer que las personas se sientan incómodas, pero no necesariamente debilita directamente el sistema inmunológico. De hecho, la exposición moderada al frío puede tener beneficios, como aumentar la producción de ciertas células del sistema inmunológico.

5 factores que contribuyen a la propagación de enfermedades en tiempo de frío

Caldo de huesos: alternativa natural para fortalecer al sistema inmunológico

Una alternativa viable, sana y económica para que blindar al organismo es el caldo de huesos.

El invierno trae consigo enfermedades estacionales como la influenza. Para evitar caer en cama, muchas personas adquieren pastillas, vitaminas y fármacos con la idea de fortalecer su sistema inmune, sin embargo, existen otro tipo de alternativas, más abrazadas a productos y procesos naturales, para fortalecer al organismo.

Una de ellas y que no es tan explorada ni tan sugerida por las grandes cadenas farmacéuticas es el caldo de huesos. Un concentrado de proteína, vitaminas y grasas que dotan al organismo de una barrera sólida contra las cargas virales que tienden a dispararse durante la época invernal.

¿Por qué el caldo de huesos es una opción saludable?

El caldo de huesos es considerado como un super alimento. La base de sus nutrientes está encapsulada en los tendones, en los recovecos del material óseo de los animales, en los cartílagos. Prácticamente todo lo que en esos lugares habita es lo que da fuerza y salud a las especies cuando están vivas.

Así, el caldo de huesos aporta, al menos, 9 beneficios naturales que lo diferencian de productos industrializados que, a través de intensas campañas publicitarias, intentan sustituir a remedios naturales y accesibles para prácticamente cualquier bolsillo.

Los 9 beneficios puntuales son los siguientes:

1.- El caldo de huesos es una fuente rica de vitaminas y minerales, especialmente calcio, potasio, magnesio, azufre y sodio, junto con nutrientes esenciales como vitaminas, aminoácidos y ácidos grasos esenciales.

2.- Ayuda a prevenir y aliviar la artritis y los dolores articulares gracias a la condroitina y la glucosamina presentes, que son medicina pura para estos problemas.

3.- Beneficia el sistema digestivo al promover digestiones saludables y una mejor permeabilidad intestinal, facilitando la descomposición de alimentos y atrayendo jugos gástricos para una digestión más sencilla.

4.- Fortalece el sistema inmunológico al reparar el revestimiento intestinal, donde se encuentra la mayor parte de nuestras defensas, a través de la facilitación de la digestión.

5.- Contribuye al buen funcionamiento del cerebro al mantener la salud de los intestinos, ya que están estrechamente relacionados.

6.- Es una valiosa fuente de aminoácidos esenciales que apoyan la desintoxicación, una digestión óptima y la producción de jugos gástricos.

7.- Combate la inflamación y el estrés gracias a la presencia de glicina y prolina, dos aminoácidos esenciales que contrarrestan estos problemas, promoviendo un sueño reparador y la salud de la piel.

8.- Promueve la salud y la belleza de la piel al ser rico en colágeno y gelatina, lo que contribuye a mantener la piel joven y saludable, así como a fortalecer uñas y cabello.

9.- Es un aliado en procesos dietéticos, ya que es bajo en calorías, pero altamente saciante y nutritivo, lo que puede ayudar en la pérdida de peso.

Descubre otras alternativas, como el caldo de huesos, para fortalecer al sistema inmune

En el último episodio de Biohacking, producido y transmitido a través de Soliradio.com, Cristian Wolff dedicó toda la hora para hablar sobre métodos y hábitos sencillos que se pueden adoptar para fortalecer al sistema inmune durante la época invernal.

De acuerdo con datos del Sistema Nacional de Epidemiología es, precisamente, durante la temporada otoño/ invierno cuando se disparan las hospitalizaciones y fallecimientos por enfermedades respiratorias, tales como la influenza o el Covid-19.

Te recomendamos | BIOFEEDBACK: LA TERAPIA QUE ENTRENA TU CEREBRO PARA OPTIMIZAR TUS HÁBITOS

Uno de los consejos vertidos durante el podcast fue el consumo de caldo de huesos, pero también podrás descubrir cómo fortalecer el sistema linfático, digestivo, respiratorio, entre otros, con acciones sencillas que están al alcance de todas y todos.

Más allá de los métodos preventivos ya establecidos por la ciencia como las vacunas, cambiar hábitos, consumir alimentos naturales, que no estén ultra procesados, evitar grasas vegetales y hacer ejercicio, también son caminos que construirán un sistema inmune a prueba de balas.

Capítulo completo de Biohacking: